Ángel Sastre lleva más de una década dedicándose al periodismo internacional como freelance. Sabe como ejercer la profesión sin morir en el intento. Aprovechando que ha pasado unos días en España, GPress ha repasado con él la situación y evolución del periodismo internacional.

Silvia Fernández

Pertenece a esa nueva generación de corresponsales internacionales y fotógrafos: jóvenes y freelance. Con sede en Buenos Aires, Sastre cubre para diversos medios españoles la información de Sudamérica. En días libres y vacaciones, se desplaza a zonas calientes y conflictos bélicos. Ha cubierto, entre muchas informaciones: la guerra de Siria, donde fue secuestrado junto a Antonio Pampliega y JM López por Al Qaeda, las revueltas en Venezuela, los enfrentamientos en Ucrania o la muerte de Fidel Castro.

Acaba de recibir el Premio de Periodismo de la Ciudad de Badajoz y aprovechado su estancia para participar en diversas mesas redondas e impartir talleres sobre periodismo internacional y corresponsalías. En el último, el pasado viernes en la Asociación de la Prensa de Madrid, orientó a los asistentes en el camino a seguir para sumergirse en el periodismo internacional y en el trabajo del periodista freelance. “El periodista freelance no descansa”, sentenció. Y lo demuestra con su trabajo, al aterrizar de vuelta en Buenos Aires le esperaba la muerte del Fiscal General del Estado, José Manuel Maza.

A?ngel Sastre durante el taller impartido en Madrid

Sastre se inició en el periodismo internacional aprovechando una beca en Londres. “No era una zona en conflicto, pero si me daba la posibilidad de trabajar como corresponsal”, afirma. Allí decidió que quería viajar a Latinoamérica. Su seña es trabajar, hacer las cosas bien y con cabeza. “No hay que lanzarse a cubrir una guerra sin más, no es necesario. En todos lados hay temas que merecen ser contados. Puedes empezar por lo que tienes cerca y luego ir viajando, conectando con gente con más experiencia, ir aprendiendo e ir pegando saltos poco a poco hasta alcanzar tus metas”. Entiende el periodismo como un trabajo de investigación y denuncia, y así lo hizo en uno de sus primeros trabajos en Localia San Benito (Extremadura): “Me estaba muriendo del asco cubriendo museos del jamón y tractoradas. Así que me involucre con los gitanos, con sus historias, sus ritos y sus conflictos”.

Su compromiso con denunciar las injusticias y dar voz a quién no la tiene, por ello recalca que “la mayoría de mis reportajes en zonas de conflicto son sobre civiles”. Sus coberturas, a veces, le provocan problemas. Así, ha sido expulsado varias veces de Ucrania, ha tenido problemas en su último viaje a Venezuela para cubrir las revueltas y tiene prohibida la entrada en varios países.

Crítico con la situación de los freelance en los medios de comunicación, recalca que es importante “trabajar para ganar dinero. Por supuesto que hay que preocuparse por la seguridad

Ahora, ya tiene una marca que le permite cubrir todo un continente para distintos medios de comunicación en España con los que colabora habitualmente. Radio, televisión, prensa,… Ejemplo del periodista multimedia capaz de defenderse e informar en cualquier formato.  Aunque, asegura “ya está todo antiguo” en relación a la rapidez con que las nuevas tecnologías avanzan y cambian el lenguaje informativo y la forma de informar e informarse. En ese reiventarse constante trabaja en un nuevo proyecto, el War Comic. Junto a Jon Sedano y Juan Alberto Hernández, Sastre trabaja en contar la guerra en formato de cómic animado. Y es que “el hombre orquesta está antiguo, hay que ser el hombre virtual”, sentencia.

Por ello, a los jóvenes periodistas les aconseja “adelantarse a lo que viene”. Lo mejor que pueden hacer como periodistas freelance, la figura que domina la profesión, es “reiventarse, pensar cómo utilizar las tecnologías para mostrar su trabajo pero también para ganar dinero”. El futuro, dice Sastre, está en el streaming y en las plataformas propias e innovadoras.

 

 

 

 

 

 

Con muchísima pasión, con muchísima pasión y de a poquito. En vez de conformarte con un trabajo sentarse en una redacción, me voy a tirar a la aventura y voy a recorrer el mundo de la manera más factible posible. Yo veo el periodismo desde la investigación desde la denuncia. Siempre digo que no hace falta irse a un guerra, mira los periodistas del Global… representados en la película Spotlight como sufren por cubrir y lo hacían desde la redacción.

En uno de mis primeros trabajos, en Localia San Benito, estaba muriedno del asco harto de cubrir ruedas de prensa museos del jamón y tractoradas y me involucré con los gitanos y a ver sis ritos y sus conflictos… En todos lados hay temas que merecen la pena ser contados. Puedes empezar por la base por lo que tienes cercano y luego ir viajando, conectando con gente con más experiencia ir aprendiendo e ir pegando saltos a poco, con cabeza de manera profesional. Yo todavía estoy muy lejos de llegar a alcanzarlas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario