Siria vendiendo un país seguro para el turismo. Grecia reforzando la idea de que Macedonia no podrá optar por ese nombre. O las diferencias entre los países balcánicos plasmadas en stands turísticos y tour operadoras.

La Feria Internacional de Turismo se ha celebrado en Madrid entre el 17 y el 21 de enero. Una oportunidad para conocer opciones, nacionales e internacionales, de viaje.  Pero, también,  la posibilidad de tomar el pulso a la actualidad política internacional. Lo hacemos en el pabellón 4 de la Feria de Madrid. Allí se encuentran Europa y Oriente Próximo.


Oriente Próximo, very safe

Este año ha viajado hasta Madrid una delegación del Ministerio de Turismo de Siria. El país, en su séptimo año de guerra, ha montado un stand promocional en el Ifema y ha vendido a los asistentes sus virtudes turísticas. El hecho de participar en FITUR 2018, solo se entiende dentro de la campaña gubernamental que publicita que el Gobierno de Al Assad y sus aliados han terminado con el ISIS y, por tanto, con la guerra. Así, han decidido contárselo al mundo abriendo el país al turismo.

La misma insistencia que Rusia, Turquía, Irán o el propio Al Assad; muestra el trabajador del ministerio sirio en hacernos ver que la guerra llega a su fin y que su país es seguro para visitar. “Los problemas solo se encuentran en esta zona”, asegura señalando la frontera sirio-iraquí y la zona noreste de la frontera con Turquía. En cambio, el corredor que va desde Damasco hasta Alepo, que incluye visitas a Homs o Hama, asegura que es totalmente seguro. Apto para el turismo y completamente abierto a la prensa. Reafirma que Alepo “is very safe” desde hace 6 meses que acabaron con el DAESH en la zona. Olvida comentar el ataque contra civiles, hace unos días, en un campo de desplazados cerca de Idlib (a menos de 60 kilómetros de Alepo).  Palmira, en cambio, no se puede visitar. Aunque es segura, dicen, la están reconstruyendo. Recordando las últimas imágenes que vimos de la ciudad, la reconstrucción consistirá en levantarla de nuevo.

En un stand en el que no ocultan el aspecto devastado del país, con imágenes de ciudades destruidas, y una guía elaborada en 2007 venden Siria como el crisol de culturas que un día fue. Corremos el peligro de que Europa y los países de Occidente compren el discurso institucional del “fin de la guerra” y comencemos a deportar a los refugiados sirios como ya hacemos con los afganos.

Cerca de Siria, se encuentra  Palestina. En su stand, la sonriente mujer que atiende a los curiosos en castellano, es siria. Como en el día a día, como cuando Israel ha presionado y atacado a los palestinos, Siria acude al rescate de sus vecinos y hermanos palestinos; en este caso dándoles soporte lingüístico.

En Palestina, el discurso se repite. Todo es seguridad. Ni el reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como capital israelí ni la congelación de los fondos estadounidenses a la UNRWA han afectado ni a la seguridad ni a la calidad del turismo, lo ratifica la responsable de prensa del Ministerio de Turismo. La seguridad de los palestinos y su situación, es otro asunto. Uno del que no se viene a hablar a FITUR.

Balcanes, divididos también en FITUR

Desde GPress Media, no podíamos visitar la Feria de Turismo y no acudir a los expositores de los países balcánicos. Son pocos, y los que están reniegan de pertenecer a dicha región.  En el stand de Eslovenia lo tienen clarísimo: nos equivocamos al considerar su país como un país balcánico. Miembro de la ex República de Yugoslavia, sí; balcánico, no. Por eso, aseguran, su independencia no derramó apenas sangre y duró unos pocos días; porque no son balcánicos. Por su parte, Croacia también reniega del apellido Balkans; pero lo hace de manera más diplomática. “Balcanes, Balcanes, tampoco somos”. Y para vender al público que se acerque hasta su stand, sobre todo, Dubrovnik (con un expositor propio) y todas aquellas ciudades completamente reconstruidas y maquilladas con los fondos europeos. Es lo que son, resaltan, Unión Europea.

En estos días, Grecia y Macedonia intentan llegar a un acuerdo en la ONU sobre el futuro nombre de la ex república yugoslava. Macedonia quiere conservar su nombre. Grecia se opone. En el norte del país heleno, existe una región llamada Macedonia e históricamente reclamada por los gobiernos de Skopje. Dicen los griegos que permitir al país balcánico llamarse Macedonia sería reconocer la reclamación sobre el territorio heleno de los nacionalistas macedonios. Aunque parece que el litigio está cerca de llegar a una solución, en la ONU, desconocemos que pasará en ambos países. Pero intuimos que soluciones como las propuestas de nombre de “Nueva Macedonia” o “Macedonia del Norte” no convencen, sobre todo, a griegos. La exRepública Yugoslava de Macedonia, actual nombre oficial, no ha acudido a la cita del turismo internacional en Madrid. En el expositor de Grecia, saben el por qué: “No pueden venir y poner un stand con ese nombre”.

Bosnia es la hermana pequeña y pobre de los Balcanes. Podemos inferirlo tras recorrer los stands dedicados a la zona en FITUR. Tour operador dedicado a Los Balcanes. Ofrecen más de una  docena de tours organizados por la zona. Solo tres de ellos pasan por Bosnia i Herzegovina. Sarajevo como parada principal en el país. Aunque hay que reconocer que uno de ellos te permite conocer Mostar y Bihac, también. En el apartado dedicado a los hoteles disponibles en los Balcanes, ni uno bosnio, ni siquiera en Sarajevo.  Igual que se mira hacia otro lado en los problemas que atañen al país, se hace turísticamente hablando. Además, la falta de infraestructuras de transporte en Bosnia complica notablemente el desplazamiento de turistas. Como decía hace unos días el presidente búlgaro, Los Balcanes merecen la mirada de Europa. Con la eterna retahíla de promesas desde la Unión Europea no lograremos nada si no se comienza a actuar e invertir en la zona.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario